miércoles, 22 de enero de 2014

Al vecino.


Siento angustia despiadada, estamparé la mermelada,
siento rabia puñetera, quemaré la cafetera
tengo un odio furibundo, me peleo con el mundo
siento pena cegadora, rompere la tostadora
entretenimiento barato: iré a fastidiar al gato
tengo ira y desacato, le haré rabiar otro rato.

Destruiré algo sagrado: mis esfuerzos me ha costado
tengo enfado puñetero, creo que me meteré un florero
siento orgullo despiadado, abortaré en un descampado
no me encuentro el escenario, mearé en algun rosario
qué cansancio tan molesto, tiraré al vecino un tiesto *


























*El vecino en este caso, por motivos de puro azar, es un político importante.
Se halla perturbadoramente cerca de casa, así que lo del tiesto es un pensamiento recurrente.
Desgraciadamente mi afán destructor-creador no se materializa: el vecino tiene un policia 24 horas parado ante el portal
y demás en casa no tenemos tiestos.
Pero nunca se sabe lo que acontecerá en un futuro.
La foto es de gratis.

2 comentarios:

Javier dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Javier dijo...

Me gusta la rima.