viernes, 2 de agosto de 2013

Decían...


























Un exceso de literalidad
puede afectar a la creatividad.
 Decían, pero no hice ningún caso
y decían "Un exceso de piel
puede hacerte insensible"
(Qué tontería, pensabas)
 y decían, "Un exceso de pastillas
puede modificar la química cerebral
de un modo permanente"
(¿Cómo pueden saberlo? Pensabas).

Y así, dudando, floté
 tu flotabas en mares de blancos irisados,
en mares parduzcos de cristal,
su brillo acuático nos cegaba.
Nos rozamos los dedos a través
de ese vacío en que el agua
 se fue transformando.
Todo era un sueño de ratas,
 roedores bailando locamente
a tu alrededor en el ácido,
pues ya no podía tocarte;
 yo nunca tuve tu piel,
te estrangulaba con herramientas
desconocidas, cegada de blanco,
agarrando con fuerza que ahoga, devoradora de agallas.





3 comentarios:

Boris Keller dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Boris Keller dijo...

"... yo nunca tuve tu piel..."

L'obscurité des eaux

Escucho resonar el agua que cae en mi sueño.
Las palabras caen como el agua yo caigo. Dibujo
en mis ojos la forma de mis ojos, nado en mis
aguas, me digo mis silencios. Toda la noche
espero que mi lenguaje logre configurarme. Y
pienso en el viento que viene a mí, permanece
en mí. Toda la noche he caminado bajo la lluvia
desconocida. A mí me han dado un silencio
pleno de formas y visiones (dices). Y corres desolada
como el único pájaro en el viento.

Alejandra Pizarnik

Alexei dijo...

y pensamos que un exceso de epidermis nos protegerá de todo