lunes, 30 de julio de 2012

No será el miedo.



Sin título


La carrera termina en el dique de cemento, mas allá de las boyas que delimitan el espacio destinado a los bañistas.
Los dos nadamos a toda velocidad; jadeamos y tragamos agua, pero no paramos.
Durante años, con la práctica, hemos aprendido a nadar deprisa.
A seguir hacia delante sin pensar en lo que hay debajo de nosotros y no podemos ver.

Fingimos que es una competición, pero nos mantenemos cerca; casi nos rozamos.
A los dos nos da miedo el mar.


(19-09-2009)

domingo, 29 de julio de 2012




























La palabra hiere de muerte el momento, es eso lo que siempre ocurre.
La cosa está a punto de llevarse a cabo, tan cerca, a unos escasos centímetros de la punta de los dedos,
sin interés aparente en escurrirse en cualquier otra dirección.
Si ya hemos llegado hasta aquí no veo por qué no celebrar un poco la incoherencia, el absurdo, la belleza de la vida.
A punto está la cosa de ocurrir cuando, de repente, algo cambia en la brisa, la presión atmosférica, la contaminación acústica.
Será porque es lunes (día de la luna) o qué se yo, pero algo intangible se deshace entre nosotros en el momento exacto en que se rompe el silencio.
Entonces, por algún motivo, recuerdo el olor dulzón del sudor de otra persona que besé mas de cien veces algunos años atrás y soy tristemente incapaz de nombrar.
Quizá este recuerdo sea regalo del subconsciente, pienso, que ha aceptado ya este beso nuestro que no será... Pero procuraré esta vez, ya que no he de besarte, al menos recordar tu nombre.




Sin título





Te miro y es extraño...
Pienso en lo que debe de sentir un gato al ser cegado por las luces de un coche en el segundo de consciencia previo a la muerte.
 La sensación que produce una caída inesperada o una zambullida imprevista. Ese primer choque atravesando el agua, cuando la sensación es envolvente y demasiado intensa.
También recuerdo la primera vez que vi una polilla atravesada por un alfiler, clavada en una tela. Estaba dentro de un marco y me dio infinita pena pensar en los instantes agónicos e interminables que debió de pasar justo antes de rendirse ante lo inevitable.
Pero ahora veo que, de algún modo, en aquel momento no comprendía nada.

sábado, 28 de julio de 2012

Reir llorando, de Juan de Dios Peza

 

 Reir llorando:


Viendo a Garrick, actor de la Inglaterra,
el pueblo al aplaudirlo le decía:
Eres el más gracioso de la tierra y el más feliz.
Y el cómico reía.

Víctimas del spleen los altos lores,
en sus noches más negras y pesadas,
iban a ver al rey de los actores
y cambiaban su spleen en carcajadas.

Una vez ante un médico famoso,
llegose un hombre de mirar sombrío:
-Sufro -le dijo- un mal tan espantoso
como esta palidez del rostro mío.

Nada me causa encanto ni atractivo;
no me importan mi nombre ni mi suerte;
en un eterno spleen muriendo vivo,
y es mi única ambición la de la muerte.

-Viajad y os distaeréis. -Tanto he viajado
-Las lecturas buscad -Tanto he leido-
Que os ame una mujer - ¡Si soy amado!
-Un título adquirid -Noble he nacido.

¿Pobre seréis quizá? -Tengo riquezas
- ¿De lisonjas gustáis ? - ¡Tantas escucho!
-¿Que tenéis de familia?...-Mis tristezas
-¿Vais a los cementerios?... -Mucho, mucho.

¿De vuestra vida actual tenéis testigos?
- Sí, mas no dejo que me impongan yugos;
yo les llamo a los muertos mis amigos;
y les llamo a los vivos mis verdugos.

-Me deja- agrega el médico -perplejo
vuestro mal, mas no debo acobardaros;
Tomad hoy por receta este consejo:
sólo viendo a Garrick podéis curaros.

-¿A Garrick ? -Sí, a Garrick...La más remisa
y austera sociedad lo busca ansiosa;
todo aquel que lo ve muere de risa;
¡tiene una gracia artística asombrosa !

-Y a mí me hará reir?-Ah, sí, os lo juro !;
él, sí, nadie más qu él...Mas qué os inquieta?...
-Así -dijo el enfermo -no me curo:
¡Yo soy Garrick ! Cambiádme la receta.

¡Cúantos hay que, cansados de la vida,
enfermos de pesar, muertos de tedio,
hacen reir como el autor suicida
sin encontrar para su mal remedio!

¡Ay ! ¡ Cuántas veces al reír se llora!..
¡Nadie en lo alegre de la risa fíe,
porque en los seres que el dolor devora
el alma llora cuando el rostro rie!

Si se muere la fe, si huye la calma,
si sólo abrojos nuestra planta pisa
lanza a la faz la tempestad del alma
un relámpago triste: la sonrisa.

El carnaval del mundo engaña tanto;
que las vidas son breves mascaradas;
aquí aprendemos a reír con llanto
y también a llorar con carcajadas.

viernes, 27 de julio de 2012

Vacaciones...






























Me despierto y por fin se intuye un poco de corriente en la casa.
Como viene siendo costumbre ultimamente, esto ocurre en una de las peores horas de sol, así que prácticamente tengo que despegarme del colchón. Me dejo caer en el suelo (nada de caídas complicadas, no es como si tuviera un somier) esperando que esté frío pero para nada es así.

Al salir a la terraza huele a verano, a playa, a vacaciones infantiles.
Ese olor que es una extraña mezcla de brisa marina, contaminación, crema solar barata y un determinado porcentaje de humedad me hace pensar en camas elásticas, batidos de chocolate y pulseras de hilo.
Viajes en coche con muchos trastos en la parte de arriba, melocotones con arena, quemaduras solares, cómics de saldo en tiendecillas de  mala muerte.

Y el mar  :)


miércoles, 25 de julio de 2012




























Lo busqué vagando por las calles de noche, sin rumbo.

Dormí en estaciones de tren vacías.
Después miré por la ventana de esos trenes que esperaba durante horas y había antiguas fábricas con heridas de metralla,llenas de vegetación.
Me colé en portales; gracias a eso encontré preciosos patios interiores llenos de plantas olvidadas.
Dentro de fábricas abandonadas llenas de herrumbre, de barro, de chicas con perros.
Paseé durante horas por diferentes bibliotecas. Habité el contenido de sus libros durante años, sin suerte.
Me manché con el polvo de sus páginas deshechas,  todavía huelo a esa mezcla de tinta.
Corría por los pasillos huyendo de las polillas.
Tuve que enseñar al gato a cazarlas; ahora son su manjar favorito, pero la cosa estuvo cerca.

Pensé en saltar en diversos escenarios: terrazas, balcones, acantilados, andamios, árboles altos, puentes, barcos, incluso estaciones de metro (llenas y vacías).
Es importante darle variedad a esta vida, incluso en los momentos en los que uno piensa en acabar con ella.

Pero era esto lo que añoraba, pienso.
No estaba escondido en una casa vacía ni trataba de escapar del abrazo de un cerrojo, lo entiendo al caer de bruces al suelo. Esto que no se como nombrar, que creia muerto para siempre, cae de mis manos al verle durmiendo, tan ajeno a todo.
Cuando despierta la vía láctea brilla en sus ojos. Nebulosas y estrellas me miran con devoción.

Dos o tres días despues, se marcha.
Y yo, mientras vuelve, sigo en estas...





martes, 24 de julio de 2012

domingo, 22 de julio de 2012

Hoy tengo un mal día y por eso voy a romper la tabla.









Me corté con un cuchillo de cocina. Te prometo que fue un accidente.
Lo pensaba mientras el líquido salía a borbotones "nadie se lo va a creer".
Manché los azulejos con una sangre demasiado roja, como de mentira.
Parecía sirope de maíz pero eso no importa porque no había nadie conmigo que pueda llevarme la contraria, así que su color es irrelevante y podría decir:

"Me corté con un cuchillo de cocina y me gustó"

O podría decir:

"Me corté con un cuchillo de cocina y el suelo se tiñó de azul".

Daría igual porque nadie podría llevarme la contraria ¿O me dirás que estabas ahí para verlo?
Los fluídos lo inundaron todo. Despues limpié con cuidado, ya no queda ni rastro.

El gato, antes gordo y mimado, me mira con cara de reproche.
Se acostumbra a comer cuando se puede, a dormir cuando le dejan, a recibir la cantidad de atención justa.
Poco a poco, sin estruendo ni quejas, vamos aceptando esta realidad en la que se tiene nada mas que un poco de lo que hay. Vemos pasar el día a día con ansiedad (o con calma), somos orgullosos supervivientes en un mundo hostil que nos ciega de tan blanco.

Hay demasiada luz por las mañanas, que a ninguno de los dos nos gustan.
El color monótono de esos cielos hace juego con los azulejos y con el contenido del plato, siempre tan blanco, tan blanco.

viernes, 6 de julio de 2012