lunes, 12 de noviembre de 2012

Borrador II


La lluvia repicando, el gato maulla,
el puto ruido sordo de la lavadora que gira
a derecha e izquierda hasta llegar al tope,
de izquierda a derecha y vuelta a empezar,
el frío se cuela por los huecos
que dejan los cristales descuadrados,
están repartidos por todo el piso,
es una casa acristalada en la que cada puerta, cada ventana
da golpes movida por el viento.
Y los libros y libretas, los cuadernos,
las revistas, todo sin leer formando pilas
que parecen repentinamente llegar hasta el techo,
montañas de papel magnífico y creciente que se expande
en todas direcciones, como la arena del desierto
busca conquistarlo todo, trata de crear un mar.
Pronto nadaremos en libros, el viento
formará cierto oleaje moviendo las hojas despacio.

Tenemos frío, claro que siempre tenemos frío,
pero es una de esas cosas a las que uno se acostumbra.
Eso dicen ¿No? Que te acostumbras.
Que a todo te acostumbras.
A todo te acostumbras, dicen, y es clave,
eso dicen, que es clave para la supervivencia,
dicen, estar bien adaptado al frío.

No hay comentarios: