viernes, 10 de agosto de 2012



























Está servido sobre una bandeja con cubiertos de plata a un lado.

Sé que parece complicado resistir la tentación de cortarlo en pequeños pedazos y masticarlo despacio, pero algo me dice que puedes.


No hay comentarios: