viernes, 27 de julio de 2012

Vacaciones...






























Me despierto y por fin se intuye un poco de corriente en la casa.
Como viene siendo costumbre ultimamente, esto ocurre en una de las peores horas de sol, así que prácticamente tengo que despegarme del colchón. Me dejo caer en el suelo (nada de caídas complicadas, no es como si tuviera un somier) esperando que esté frío pero para nada es así.

Al salir a la terraza huele a verano, a playa, a vacaciones infantiles.
Ese olor que es una extraña mezcla de brisa marina, contaminación, crema solar barata y un determinado porcentaje de humedad me hace pensar en camas elásticas, batidos de chocolate y pulseras de hilo.
Viajes en coche con muchos trastos en la parte de arriba, melocotones con arena, quemaduras solares, cómics de saldo en tiendecillas de  mala muerte.

Y el mar  :)


1 comentario:

Lobo dijo...

Helados de hielo, columpios bañados en agua, lluvias con sol, mares de agua cristalina!